1392876

Canadá educará a los jóvenes para prevenir el consumo de cannabis

Investigadores de la Universidad de Montreal y del Hospital Sainte-Justine, en Canadá, han encontrado una manera de prevenir, reducir o retrasar el consumo de cannabis en jóvenes que están en situación de riesgo de tomarlo.

Se trata de un programa de sesiones dirigidas por los propios profesores de los chicos, que son formados específicamente para ello.

La idea del estudio vino debido a los riesgos que lleva consigo el consumo de marihuana, tanto directos como indirectos: déficits neurocognitivos, disminución de su rendimiento educativo, cambios en el comportamiento, accidentes de coche, trastornos psiquiátricos y arrebatos psicóticos. Además, en el caso de los adolescentes hay incluso mayor peligro debido a que su cerebro está aún en desarrollo.

“El consumo de marihuana es muy alto entre los adolescentes de América del Norte y Europa”, ha explicado Patricia Biela, responsable del estudio. “A medida que las actitudes y la normativa hacia esta sustancia están cambiando, es importante encontrar maneras de prevenir y reducir su consumo entre los jóvenes que están en situación de riesgo. Y nuestro estudio revela que breves intervenciones dirigidas por profesores específicamente formados pueden lograr este objetivo”.

Una cuidada selección

El estudio se ha llevado a cabo con 1.038 estudiantes británicos de alto riesgo y sus profesores en 21 escuelas de Secundaria en Londres. Los niños, de diez años, fueron identificados como de alto riesgo por las respuestas que dieron a una evaluación de la personalidad que está clínicamente validado. En este sentido, se seleccionó a quienes eran especialmente sensibles a la ansiedad y a los pensamientos negativos, e impulsivos y a los que estaban en plena búsqueda de sensaciones.

“Los estudiantes participaron voluntariamente en dos sesiones cognitivo-conductuales de 90 minutos que se adaptaron a su tipo de personalidad específica”, ha explicado Ioan T. Mahu, coautor del estudio. “Se han constatado indicios de retraso en el inicio y en la frecuencia de consumo de cannabis en todos los jóvenes que participaron en el programa y los resultados han demostrado que este es particularmente eficaz en la prevención del consumo entre personas que tienen un mayor riesgo por el deseo de búsqueda de sensaciones”, ha dicho Biela.

La intervención se ha asociado con una reducción del 33 por ciento en el consumo de cannabis en los primeros seis meses, disminución que ha sido aún mayor otros seis meses más tarde. “Dentro del grupo de mayor riesgo en el consumo de cannabis, los que se ha citado como que están a la búsqueda de sensaciones, la intervención se ha asociado con una reducción del 75 por ciento en el consumo durante los seis meses después de la intervención”, ha dicho Biela.

Teniendo en cuenta los resultados del proyecto en la población adolescente, que han sido particularmente positivos, “los estudios futuros deben examinar las motivaciones para el consumo de cannabis entre personas que tienen otro tipo de personalidades en situación de riesgo, de modo que puedan desarrollarse programas de intervención que sean tan eficaces como este”.

VIA: EsTuSanidad