10299755_776327262391213_798977056_n

¿Como diferenciar un buen Hachís?

Despues del anterior articulo donde hemos visto lo fácil que puede llegar a ser, conseguir hachís de mentira y hacerlo pasar por algo que cualquier camello te ofrecería, mostrándote sus increíbles “bondades”. He creído conveniente, una publicación donde explicar con unos simples pasos, como determinar si ese porro con tan buena pinta que nos vamos a fumar cumple unas condiciones mínimas de salubridad para entrar en nuestro organismo.hash

El hachís puede cortarse con goma arábiga, henna, leche condensada, clara de huevo, restos de plantas, cenizas, cera, parafina, aceites y sustancias similares. Para detectar la adulteración puede hacerse uso de una boquilla indicada para reducir la nicotina y alquitranes del tabaco. Cuando el hachís está adulterado basta una fumada para obstruir por completo el filtro de la boquilla.

Según describe José T. Gallego en “Goma de la buena”, un artículo publicado en el Especial 2000 de la revista Cáñamo, cuando está a temperatura ambiente, el hachís debe ser denso, sólido, bastante duro. Advierte que “cuando el hachís contiene gran cantidad de materia vegetal, sigue siendo blando y sobre todo esponjoso, aún después de ser prensado”, esto suele ser indicativo de que han sido adulteradas con aceite o grasa. Asegura también que el buen hachís debe prender al segundo o al tercer intento cuando se pone en contacto con la llama de un encendedor,  pues si prende a la primera, “suele estar adulterado con parafina, cera o contiene muchos restos vegetales”. Es de suponer que el hachís muy puro hierve y burbujea al acercarle la llama, no prende porque contiene el mínimo posible de materia vegetal necesario para arder. Otro indicativo para detectar una adulteración según Gallego es el olor del hachís, “si es extraño o sintético, sospecharemos de la presencia de adulterantes”.

Quemar la serpiente es un viejo truco para evaluar la calidad del hachís. Consiste en amasar una pequeña porción de resina o de hachís hasta que esté blando y moldeable. rodando la pieza entre los dedos le daremos forma de espagueti o serpiente. Si la pieza se rompe y no se puede hacer la serpiente, el hachís está adulterado o contiene muy poca resina.

Una vez tengamos nuestro espagueti de hachís, lo prenderemos por un extremo. Acto seguido soplaremos la llama como si de un palito ed incienso se tratase y observaremos como quema la serpiente. El buen hachís quema sin apagarse y deja una ceniza homogénea de color blanco a gris claro. Los restos oscuros en la ceniza indican la presencia de contaminantes y adulterantes. Frotando la ceniza entre los dedos, podemos sentir si se quedan partes no quemadas (signo de la presencia de adulterantes o contaminantes). La resina pura se quema completamente y deja una ceniza sin restos sólidos.

El humo debe ser de color blanco azulado o gris blanquecino. El humo marrón indica gran cantidad de materia vegetal, mientras que el humo negro o marrón oscuro lo producen los adulterantes.

31805
Tanto el buen hachís como la resina de calidad tienen un olor limpio y especiado. Si huelen a tierra o a moho, probablemente se habrán almacenado de forma incorrecta o estarán adulterados. Si huele poco, contendrá poca resina o será muy viejo. El olor a cualquier otra cosa que no sea a hachís, es un signo de que está adulterado. Si huele a rancio los adulterantes serán aceites o mantequilla. Si huele a disolvente, estará fabricado a partir de aceite de cannabis. El olor a pino es un indicador de que ha sido adulterado con trementina.

Una técnica fácil y práctica para evaluar el hachís consiste en masticar un pequeño trozo. Si la textura se nota gomosa como un chicle y sin restos de consistencia arenosa, el hachís contiene pocos adulterantes y/o contaminantes. El sabor picante o especiado indica buena calidad frente al sabor plano o poco definido. Los sabores sintéticos indican la presencia de adulterantes.

5447a3a60693f821798fc3c753123ba7

Todas las técnicas que hemos descrito sirven para hacerse una idea del material que tenemos delante. Sin embargo la mejor forma de averiguar la calidad del hachís es fumarse un porro. Es recomendable que sea uno mismo quien haga el canuto, ya que algunos camellos muy espabilados suelen “cargar” mucho el porro para que el hachís parezca mejor. Hay que hacer un porro con la cantidad habitual de hachís, ni más ni menos.
Aunque nos hallamos centrado en los aspectos más visibles del costo, es fundamental prestar atención a los efectos que experimentamos al fumarlo. El hachís malo y adulterado apenas coloca, mas bien atonta. El hachís bueno sube rápido y abre la mente, en lugar de dejarte tirado.

EXTRACCIONES-ICE-O-LATOR-029

Por último, no hay nada mejor, si tienes la oportunidad, que hacer tu mismo tu propio Ice-o-lator o apaleado, conociendo así, todos los aspectos del producto a consumir como pueden ser procedencia, calidad, planta con enfermedades, etc.