Aimee-Shuman-Cheryl-Shuman

El cannabis es el nuevo objeto de deseo de la jet set norteamericana

La imagen de Cheryl Shuman no dista mucho de la del resto de mujeres que pululan por Beverly Hills. Es una señora rubia, de buen ver a sus 55 años, con aparentes operaciones de estética, enfundada en ropa cara y con joyas discretas pero que señalan claramente cierto estatus.

Shuman sería una más si no fuera porque se ha hecho multimillonaria gracias a algo bastante inusual: la marihuana. Es algo así como la madame del Cannabis de Estados Unidos y una de las mayores defensoras de la legalización de esta planta. Su imperio relacionado con la llamada maría está valorado en mil millones de dólares y, quizás lo más importante, ha conseguido poner de moda el cannabis entre la jet set de Los Ángeles.

En la actualidad, el negocio de la marihuana legal (lo es en Colorado, Alaska, Washington y Oregón y en California con receta médica) es en EE.UU. la industria de mayor crecimiento. En 2013 movió más de 1,3 mill millones de euros y el año pasado llegó a los 2,3 mill millones. Creció, por lo tanto, más de 72% más sólo en un año. Todo un récord. Algo de su éxito, y sobre todo de su aceptación, ha tenido que ver con su incursión por todo lo alto en la industria de la moda, de la belleza y hasta del diseño. Además, el hecho de haber seducido a numerosas celebrities que muestran su afición a esta planta y abogan por su legalización total ha situado el debate en esferas hasta ahora ajenas a ello.

Puede que, en parte, la labor de Shuman haya tenido algo que ver para eliminar el estigma de la marihuana. Personas como ella se han encargado de cambiar la imagen del clásico ‘porrero’ trasnochado y han demostrado que personas más sofisticadas, con cuentas corrientes saneadas y empresarias de éxito pueden estar a favor del uso de esta planta, aunque para ello, todo sea dicho, lo hayan convertido en un producto de lujo al alcance de unos pocos.

El Beverly Hills Cannabis Club, que preside Shuman es perfecto ejemplo de ello. Con más de 1400 miembros reúne a la flor y nata de la sociedad de Beverly Hills y, según ha dejado caer Shuman en varias entrevistas, unos 100 de ellos forman parte del star system estadounidense. Cameron Diaz, Drew Barrymore, Justin Timberlake o Paul McCartney podrían ser algunos de ellos, aunque Shuman nunca ha confirmado nombres. El club está pensado sólo para la élite, ya que pocos pueden pagar cada onza de marihuana a los 700 dolares que allí se vende. Eso sí, viene envuelta en un exquisito papel de oro.

Pipas de marihuana de diamantes y hasta para hipsters

Sin embargo, las pipas de marihuana han sido quizás lo que más ha acercado al sector del lujo el mundo del cannabis. Shuman lo ha visto claro y ya ha diseñado por ejemplo pipas de más de 15.000 dolares elaboradas con diamantes para sus potentados clientes. Otras marcas surgidas recientemente, como QuickDraw, buscan convertir los vaporizadores en todo un icono fashionista: los venden a partir de 100 dólares, sueñan con colaborar con diseñadores como Alexander Wang y sus campañas parecen más de una marca de ropa hipster que de algo relacionado con fumar hierba.

No es la primera vez que la industria de la moda ha coqueteado con el mundo de la marihuana. Por ejemplo, la diseñadora Mara Hoffman utilizó el estampado de la hoja de cannabis como leit motiv de su colección Primavera-Verano 2015, que presentó en la Semana de la Moda de Nueva York, y las prendas las hemos podido ver en famosas como Lena Dunham. También el diseñador Jeremy Scott incluyó dibujos de la hoja en alguna de sus colecciones para Adidas y famosas como Sky Ferreira no dudaron en salir con ellas en las revistas.

Pero su incursión en el mundo del lifestyle no acaba aquí: hasta se crean joyas con la planta. Lo hace la joyera Jacquie Aiche que elabora piezas de más de 2.000 dólares, y algunos locales de venta de cannabis, como la cadena Euflora de Denver, se parecen ya más a una Apple Store que al clásico club de fumadores de marihuana.
Los próximos pasos del sector todavía son imprevisibles, pero seguro que algunos vendrán de la mano de Cheryl Shuman.

La magnate de la maría planea crear su propia revista en la que unir la cultura del cannabis, la moda, las celebrities y el estilo de vida. Será una manera, según ella, de “sacar del armario” a todos los consumidores que valoran tanto qué hierba fuman como lo exclusiva (y cara) que es la pipa en la que lo hacen.

VIA: Vanitatis