afghan_black_hash_03

¿Hachís y marihuana sintéticos?

Hoy os voy a escribir sobre un tema que he estado siguiendo ultimamente y que me ha producido un tremendo rechazo e indignación, el “hachís” y la “marihuana” sintética. Algo que, a pesar de llevar ya varios años entre nosotros, no muchos conocen, por eso empezaremos por explicar que es este “producto”, desde, qué son los cannabinoides y cuales son los cannabinoides sinteticos usados en su fabricacion, hasta profundizar más en estas “drogas”:

Se conocen como cannabinoides aquellas substancias que, una vez en nuestro organismo, reaccionan con los receptores de cannabinoides que tenemos los humanos, conocidos como CB1 y CB2.

w640

Dichos receptores se diferencian a grandes rasgos por actuar en el sistema nervioso central (CB1) o bien en el periférico (CB2), y tienen en común el hecho de que se ven estimulados tanto por la marihuana o hachís como por la anandamida, cannabinoide endógeno por excelencia, encargado entre otras cosas, de regular el placer y la motivación. Finalmente, también hay que comentar que existe un tercer tipo de moléculas, en cuanto a elementos que actúan en los receptores cannabinoides endógenos; hablamos de los cannabinoides sinteticos, o “marihuana” alegal.

Receptores CB1 y CB2, cannabinoides sintéticos y fitocannabinoides

Si entramos un poco más en detalle en la función de los receptores cannabinoides, observamos su amplia acción en nuestro cuerpo, actuando des del sistema nervioso central, el cerebro, el sistema límbico… Hasta los músculos estriados y el sistema inmunitario.

Receptor endocannabinoide CB1:

Se encuentran sobretodo en las neuronas del cerebro (19.69%), pero también está presente en:

  • Los músculos estriados (16.92%)
  • Los nodos linfáticos (15.36%)
  • La glándula adrenal (7.78%)
  • El tejido vascular (arterias y venas)(5.03%)
  • El timo (3.21%)
  • Las glándulas mamarias (3.07%)
  • El útero (2.52%)
  • El páncreas (1.74%)
  • Cuerpo ciliar y la cornea de los ojos (1.54%)
  • El hígado (1.53%)
  • Nervios periféricos (Sistema nervioso periférico, SNP)

Todos estos puntos de actuación explican que se relacione la estimulación del CB1 con la analgesia, la disminución de la ansiedad, incremento del apetito y de la fabricación de grasas de reserva (lipogénesis). Es también el responsable de los efectos psicodélicos del cannabis.

Receptor endocannabinoide CB2:

Están situados en grandes cantidades en los nodos linfáticos, y se relaciona con el sistema inmunitario. No interviene en los efectos psicodélicos del cannabis.

Tambien los encontramos en:

  • Los nodos linfáticos (70.86%)
  • Medula ósea (9.2%)
  • Otros tejidos (10.13%)
  • Hígado (2.36%)
  • Placenta (1.96%)

Como comentábamos, estos receptores se ven estimulados por una estructura molecular en concreto, con una forma particular, para que dicho estímulo y su receptor puedan encajar como si de dos piezas de puzzle se tratase.

Nosotros nacemos con la capacidad de generar nuestra propia “molécula cannábica” endógena, es decir, un neurotransmisor que estimula los receptores cannabinoides como parte de una función biológica normal. El más conocido es la anandamida, con un nombre que viene de “ananda”, palabra en sánscrito para designar la paz interna y amida, concepto químico. Tiene acción en procesos hormonales, pero también en la regulación del hambre y de los ciclos de sueño y vigilia, afectando también a la regulación del dolor y el bienestar.

Fitocannabinoides:

Los fitocannabinoides son los cannabinoides que se encuentran en la planta de Cannabis Sativa, en todas sus variantes genéticas y fenotipos, relacionados con su potencia psicoactiva, su resina y los tricomas que la conforman. De hecho, si podemos notar los efectos de la marihuana es por el hecho de tener unos receptores en nuestros tejidos que son afines con el THC, el CBD y algunos de los otros cannabinoides (se conocen hasta 60) y terpenos de esta planta.

Cannabinoides sintéticos:

Finalmente, los cannabinoides sintéticos son productos fabricados químicamente en laboratorios, bien desarrollados por motivos de investigación, bien como forma de fármaco comercial (véase el Marinol o el medicamento Sativex, como ejemplos más conocidos, basados en el modelo de fitocannabinoides). Inicialmente, eran diseñados y fabricados como análogos a los cannabinoides herbáceos (THC, CBD, CBG…), pero actualmente se diseñan según otros patrones, y ya no se basan en los fitocannabinoides, sino que son diseños totalmente nuevos. Debido a que la estructura de estas moléculas se suele relacionar con la potencia, con pequeñas alteraciones en su forma se pueden generar nuevos modelos con facilidad.

A parte de los ya mencionados, existen otros cannabinoides patentados que son destacables por sus características o actividad:

  • CP-55940, análogo del THC, más potente
  • HU-210, 100 veces más potente que el THC
  • HU-331, una droga anti cáncer derivada del CBD
  • JWH-133, un agente agonista específico del receptor CB2.

 

Hachís sintético

431429_1377511427561_o

Hace unos días he visto un estudio en el que un grupo de científicos afirman que la marihuana sintética o también llamada Fake Weed, legal Weed o Spicie es más dañina que la marihuana convencional. Pero no entiendo tanto alboroto, nada más con ver el proceso de fabricación a uno se le ponen los pelos de punta, mezclando hierbas con aguarrás, lejía, entre otros productos químicos, puede provocar vómitos, dolor de cabeza y en algunas ocasiones la muerte, ¡Quien en su sano juicio se fuma eso!

De todos modos hablemos un poco del Fake Hash o lo que es lo mismo hachís falso, este producto es completamente legal y está fabricado según los creadores “de forma 100% natural” no te dicen de qué, pero sí que es natural y que no tiene ningún tipo de efecto, ni THC, nada de nada. Su aspecto, olor y textura son similares al hachís natural de toda la vida, incluso cuando se quema el aroma recuerda en algo al hash.

Distribuyen su producto en cuatro colores:

Bubble Hash 

w641                                                                    

Afghan Black Hash

w642

Moroccan Caramello Hash

w643

Moroccan Primero Hash

w644

Como ya os dije, no tiene ningún tipo de efecto, los propios creadores NO recomiendan fumarlo, pero afirman que al ser 100% natural es menos dañino que el hachís convencional y los cigarros. Para que tenga un efecto “similar” al hachís deberemos añadir cannabinoides sintéticos (AM-2201, JWH-307, JWH-122…), ellos no los venden, te pueden facilitar una lista de socios para adquirirlos. Podremos comprar 1 Kg de Fake Hash por 165€, algunos traficantes lo mezclan con hachís y lo venden tal cual, en otros casos lo compran y lo venden sin añadir nada, a  turistas y extranjeros. Según el creador necesitaremos unos 70g de AM-2201 (para mezclar con el kg de Fake Hash), y esta la encontramos difícilmente a 15€ el gramos. Hagan cuentas.

En España donde abunda el buen chocolate, el fake hash se ve poco en el mercado negro. Es más usual en lugares como Irlanda, Suecia y Finlandia, donde lo venden como si se tratase de hachís normal engañando a los compradores. Un producto claramente destinado a alimentar un mercado negro que daña nuestra sociedad. No entiendo quién puede preferir esto al hachís natural y puro.

Marihuana sintética

spice2

Todos hemos visto las innumerables páginas de anuncios chillones y de dudoso gusto que llenan otras revistas y páginas web sobre marihuana, y que claman por que compréis sus misteriosos objetos con apariencia de cogollos en grandes caracteres de WordArt, -pero, ¿hay alguna verdad en lo que dicen estos anuncios?- ¿Qué hay en ese material y qué efectos causa?-. No hay una respuesta sencilla. Existen cientos, si no miles, de productos diferentes, y mientras que algunos son simples mezclas de (es de esperar) hierbas inofensivas, un porcentaje creciente está hecho de sustancias químicas mucho más preocupantes, derivadas del THC, pero cuyos efectos pueden ser muy diferentes a los del THC que todos conocemos y amamos-.

spice_gold_3g

Como algunos sabréis, en marzo de 2011 la DEA convirtió el hasta entonces producto legal SpiceTM en una sustancia de la Lista I, especificando al mismo tiempo cinco cannabinoides sintéticos que se ilegalizaban. Vamos a repasarlos:

Estados Unidos no es el único país que ha ilegalizado estas sustancias químicas de laboratorio, que a menudo son más fuertes que el mismo THC y pueden tener graves efectos secundarios. El Reino Unido, Alemania, Finlandia, Nueva Zelanda y muchos otros han hecho rápidos movimientos legislativos para prohibir numerosos cannabinoides sintéticos, la mayoría en respuesta a marcados aumentos en las llamadas de emergencia y hospitalizaciones debidas a su consumo. Los cinco cannabinoides ilegalizados por la DEA son el cannabicyclohexanol, JWH-018, JWH-73, JWH-200 y CP-4797, todos ellos considerados altamente peligrosos para la salud. HU-210 es otro ingrediente bien conocido en muchas mezclas sintéticas de Cannabis, y es un análogo al THC que puede ser cientos de veces más potente que su homólogo natural.

Muchos de estos cannabinoides sintéticos fueron aislados por primera vez por reputados organismos: la Universidad Hebrea sintetizó el HU-210 en 1988, y Pfizer desarrolló el cannabicyclohexanol en 1979. Todos tienen usos médicos -son analgésicos y el HU-210 también puede reducir inflamaciones, especialmente en casos de Alzheimer; JWH-200 tiene menor efecto sedante que el THC-. A pesar de sus usos conocidos, todavía no se comprenden totalmente sus efectos: en usos recreativos se han visto implicados en una serie de reacciones adversas.

 

JWH-018 tiene propiedades adictivas, causando síndrome de abstinencia y toxicidad a largo plazo. Se le ha responsabilizado de al menos una muerte por provocar, al parecer, un fallo multiorgánico en un jugador de baloncesto universitario de Carolina del Sur, en octubre de 2011. También se cree que causa episodios disociativos o psicóticos en individuos sanos. Se piensa que todos ellos (los cinco cannabinoides sintéticos) intensifican o causan síntomas de psicosis (también lo hace el THC, pero el cannabis contiene así mismo CBD, que mitiga o reduce el efecto psicótico). Se ha insinuado que las mezclas de cannabis sintético pueden causar casos más graves de psicosis y enfermedad mental debido a la falta de CBD para mitigar el efecto.

herb625feb04

Aunque estas sustancias pueden ser útiles en las manos adecuadas, es irresponsable vender versiones potencialmente inferiores, de factura barata, a consumidores que son totalmente ignorantes del riesgo. En cualquier caso, engañar conscientemente al consumidor sobre el contenido de la mezcla es más que irresponsable: es condenable. Algunos de los productos más dudosos de THC sintético al principio se anunciaban como simples mezclas de hierbas, antes de ser analizadas y de encontrarse que eran productos químicos de fábrica pulverizados sobre un material vegetal antes completamente inactivo.

Esta estafa ha minado, comprensiblemente, la confianza de muchos consumidores, puesto que no tienen ninguna certeza sobre en qué productos confiar (por no hablar de cómo ha afectado, en sentido negativo, a la investigación sobre cannabinoides). En este momento los proveedores de alternativas naturales de Cannabis herbal están encontrando dificultades para diferenciarse de los ahora ilegales y ampliamente desacreditados derivados sintéticos del Cannabis.

Incluso cuando compran mezclas herbales auténticas, no contaminadas con THC sintético, los consumidores corren el riesgo de recibir bolsas de inidentificables briznas vegetales de baja calidad, que pueden no haber sido cultivadas con estándares de calidad suficientes. Existen ciertas páginas web que declaran vender productos de primera calidad, orgánicos y seleccionados a mano, que a menudo se comercializan como plantas individuales y no como mezclas preparadas. Aquí un consumidor prudente puede tener más posibilidades de recibir productos que son lo que dicen ser y hacen lo que dicen que hacen.

Estas hierbas se venden sobre todo por su efecto psicoactivo, efecto que -fumadas, vaporizadas, en infusión o extractos, solas o en diversas mezclas- puede imitar el efecto del cannabis en distintos grados. Comprensiblemente, son más populares en zonas donde el acceso al cannabis está restringido, ya que los consumidores buscan conseguir el efecto de su droga favorita sin tener que recurrir a actividades ilegales. En cualquier caso, se aconseja vivamente a los usuarios de cannabis medicinal que se documenten acerca de los potenciales efectos secundarios de cualquier hierba o mezcla herbal con la que deseen experimentar, puesto que los efectos medicinales del cannabis no se imitan necesariamente igual de los recreativos. Es decir, que algunas de estas plantas poseen realmente cualidades medicinales por sí mismas, de hecho, algunas pueden ser muy potentes.

¿Y vosotros que opinaís? Dejad vuestros comentarios.

  • BYOW

    AUTOCULTIVO!!