Nicole Gross suministra una jeringuilla de aceite medicinal a su hijo Chase.

Illinois amplia su programa de marihuana medicinal en niños

Una nueva ley en Illinois sobre la marihuana medicinal, la cual incluye a niños, ha generado confianza en familias que residen en el estado.

Randy Gross vive y trabaja en Illinois, su esposa, Nicole, se trasladó a Colorado para que su hijo pudiese participar de un polémico tratamiento con aceite de cannabis que alivian los ataques de epilepsia.

Su esposa se llevó a sus dos hijos para que el pequeño Chase, de ocho años de edad, ingiriera un cuarto de cucharada de aceite de marihuana cada día. “Podemos notar que el niño se siente mejor”, declaró Nicole Gross sobre su hijo Chase, que también tiene autismo y se comunica a señas.

urlSegún su madre, Chase se comunica mejor, mantiene el contacto visual, aplaude si algo le parece gracioso y se comunica con señas. Anteriormente el pequeño sufría ataques que le hacían bajar, bruscamente, su cabeza cada dos minutos. Ahora pasan de 20 a 30 minutos entre cada ataque.

El aceite es de color verde oscuro y tiene un olor muy fuerte, este, se obtiene de un tipo híbrido de marihuana llamada Charlotte’s Web, que es cultivada por una compañía en Colorado. El aceite tiene alto contenido de cannabidiol (CBD) y bajo contenido de THC, la sustancia psicoactiva de la marihuana.

El jueves entró en vigencia la nueva ley que despenalizaba en Illinois el uso médico de la marihuana; sin embargo, no se han realizado pruebas clínicas sobre la eficacia y seguridad del aceite.

Nicole Gross suministra una jeringuilla de aceite medicinal a su hijo Chase.
Nicole Gross suministra una jeringuilla de aceite medicinal a su hijo Chase.

Actualmente dos empresas, las cuales cuentan con el apoyo de autoridades estadounidenses, se encuentran realizando estudios de la sustancia en casos de epilepsia infantil; los resultados tardarán años.

Por ahora, la principal corriente de la medicina ordinaria considera a la marihuana tipo Charlotte’s Web un remedio tradicional al que hay que ver con precaución.

“Hay suficientes pruebas del daño a largo plazo que causa el consumo crónico de marihuana en el cerebro que está en desarrollo de los menores de 18 años”, declaró la doctora Leslie Mendoza Temple, de un suburbio de Chicago que ha impartido seminarios acreditados sobre el uso medicinal de la marihuana para la Academia de Médicos Familiares de Illinois.

Mendoza considera que las evidencias científicas de los beneficios están muy dispersas, así que “en términos generales, esta es una medicina que solo debe considerarse cuando todas las demás terapias se han agotado y han fracasado, y si el menor ya está muy debilitado”.

De acuerdo con las normas de emergencia, el Departamento de Salud Pública de Illinois anuncio en diciembre que los menores podrán utilizar marihuana medicinal para cualquiera de los casi 40 problemas de salud para las que está autorizada en adultos, aunque algunas enfermedades no sean propias de los infantes, como la agitación derivada del mal de Alzheimer.

 

VIA:StarMedia